AGRICULTURA INDUSTRIAL ECOSUICIDIO DE LA HUMANIDAD

“La agricultura industrial es voraz y ecosuicida, simplifica la naturaleza, destruye los bosques, termina con los principios naturales de la diversificación en masa de la macro y microbiología, contamina y modifica el curso natural de las aguas, elimina cualquier posibilidad natural de regeneración de los suelos; destruye y agota de forma definitiva las posibilidades presentes de poder disfrutar una vida sana y llena de felicidad, sin confrontaciones y riesgos. De forma definitiva, el discurso de generaciones futuras solo fue palabrerío y voces de un pasado lleno de omisiones, cobardía y venta de falsas ilusiones, llenas de falsos defensores del medio ambiente, filibusteros, estadistas serviles y políticos corruptos, manipuladores de falsas imágenes eco verdes”.

Estrategias globales que la agricultura industrial viene imponiendo actualmente para apoderarse del sistema mundial de la alimentación y controlar totalmente la humanidad; América Latina un vivo ejemplo.

  • Concentración del poder económico en el medio rural con la adquisición de tierras a cualquier costo. Expansión del latifundio industrial en tierras arrasadas a fuego y sangre; apoyados por las políticas para estatales y militares.
  • Expansión e imposición de monocultivos a gran escala dependientes de altas tecnologías agroindustriales, subvencionados por políticas de corrupción oficial. Por ejemplo: cultivos de palma de aceite, caña de azúcar, caucho y cultivos transgénicos: soja, maíz, girasol, algodón, colza, etc.
  • Simplificación de la cobertura del suelo para producir cultivos con la masificación de máquinas industriales programadas tipo robótica, con el mínimo de control o mando humano. El objetivo es lograr menos de 1% de la población ocupando el medio rural en todo el mundo; es un futuro no muy lejano. En Europa, existen países que ya nortean la cifra del 1% de la población solamente viviendo en el medio rural.
  • Destrucción de los bosques, implementando los monocultivos para la producción de materia prima, producción industrial de papel; cultivos de eucalipto y pino.
  • Destrucción de los bosques para el fomento de la ganadería por expansión y sin fronteras “políticas de potrerizacion: ejemplo: amazonia colombiana” implementación de monocultivos de pasturas. Entre el año 2016 y 2017 en Colombia se han destruido 178.000 hectáreas de bosques nativos para darle paso a la ganadería extensiva, esta cifra corresponde a una destrucción de 20 hectáreas por hora o una hectárea por cada tres minutos;  Vinculada a esta situación en particular; está el favorecimiento por parte del Estado para la adquisición de grandes extensiones de tierras por parte del sector agroindustrial, con la finalidad de monopolizar tanto la producción como la transformación y la explotación de mano de obra local; creando nuevos cordones de miseria sub-urbana en cada región deforestada.
  • Producción monocultivos de origen transgénicos en grandes extensiones; con la finalidad de producir alimentos disponibles a bajo costo y de pésima calidad, disponibles para una clase mundial miserablemente programada y explotada en las grandes ciudades y urbes agroindustriales, sin ninguna capacidad de reaccionar o protestar en las grandes ciudades.
  • Alejar todas las posibilidades de la gran mayoría de la población proletarizada o llevada a un estado de miseria de adquirir alimentos sanos, diversos y a bajo costos.

Aquí la certificación de la producción orgánica o ecológica cumple o juega su papel de alianza paraestatal, pues en la actualidad en la mayoría de los países de América, este instrumento se ha convertido en una herramienta de control policivo, represivo, fiscalizador y de negocios de forma oficial, que solo viene a fortalecer el sistema corrupto, decadente, desactualizado y anquilosado, principalmente del sector agropecuario del Estado. La certificación de la producción orgánica o ecológica incrementa los precios de los alimentos en el mercado, haciéndolos cada vez menos accesibles a la gran mayoría de las poblaciones. Por lo tanto, la certificación se perfila dentro las nuevas formas del ejercicio de la eugenesia. La certificación es la imposición de un peaje, donde para comer de mejor calidad hay que tener dinero (fascismo); mientras que para la gran mayoría de la población, el mercado y la agroindustria la única opción que oferta es comer de mala calidad, productos de experimentación y manipulación genética.

  • Oferta estratégica por parte de la agroindustria de “alimentos” sin energía vital, para el mantenimiento del dominio de grandes poblaciones; donde el objetivo es mantener a los consumidores con el estómago inflado y la sensación de llenura, pero con una desnutrición cerebral programada de forma sistemática.
  • Provocar y programar epidemias de desnutrición a través de la oferta de alimentos de mala calidad, ofreciéndolos de forma procesada con residuos de herbicidas, insecticidas, fungicidas, aditivos y conservantes artificiales perniciosos para la salud; provocando la manifestación constante de canceres, mal formaciones al nacer y mutaciones generacionales a corto y largo plazo en la población.
  • Fortalecer el vínculo cada vez más estrecho a nivel global entre los negocios del agro y las farmacias (agrofarmafias). La industria que domina el sector agropecuario es la misma que domina el sector farmacéutico. (Relación de uña y mugre al mismo tiempo). Aproximadamente por cada peso o dólar que una persona tenga destinado para la alimentación o medicinas, el 67% del mismo dólar o peso va a caer solamente en las manos de 5 multinacionales.
  • Continuar con el control total de los bancos de germoplasma de semillas a través de los centros internacionales*, haciendo cada vez más imposible que los campesinos tengan accesibilidad de forma libre a sus propias semillas. Persiguiéndolos con leyes, decretos, resoluciones y cárcel.   Ver videos disponibles y titulados en internet “El chicharrón del agro en Colombia”, trata sobre el problema de la tierra en Colombia. Segundo video, Resolución 9.70 del instituto colombiano agropecuario (ICA), donde se reprime y prohíbe al campesino por utilizar su propia semilla.

Consúltese también los intereses y los vínculos directos de la fundación Bill y Melinda Gates y El multimillonario mexicano Carlos Slim con el Centro Internacional del Mejoramiento del Maíz y el Trigo en México (CIMMYT), con una inversión de 25 millones de dólares para investigaciones selectivas, en el nuevo complejo de biociencias, inaugurado en febrero de 2013.

  • África el “nuevo” destino de la fundación Bill y Melinda  Gates; una vez configurada la dominación de la humanidad mediante uno de los monopolios más grandes de la informática a  nivel mundial, donde el éxito sutil ha sido controlar casi que totalmente la función del cerebro de los seres mediante la simplificación de la escritura como un ejercicio de conexión directa entre el mecanismo de los dedos para el desarrollo de los trazos y el sistema de comandos cerebrales; y la eliminación de la lectura, como una herramienta de interacción directa entre el material escrito y la reflexión transformadora del lector. Bill Gates, ha creado una sub raza de sonámbulos, donde ha logrado concluir maquiavélicamente, que una vez teniendo el control de la comida de la humanidad mediante el control de las semillas, el enlace es perfecto para el logro del control total del planeta, mediante el dominio de las relaciones directas que se establecen entre la calidad de lo que entra en el estómago y la calidad cerebral. “dime que comes y te diré que pensaras y como actuaras”. Entonces el continente africano con sedes en Etiopia, Nigeria y Sudáfrica, se transforma en su nueva sala de biotecnología y experimentación humana, principalmente con mujeres, niños y jóvenes; con la disculpa de hacer inversiones humanitarias en la salud, agricultura, planificación familiar, servicios financieros y vacunas. “Bill Gates, su idea diabólica la tiene muy clara, la calidad del estómago (alimentos transgénicos y semillas) determina la calidad del comportamiento cerebral (informática), el cruce perfecto”.
  • Otra de las grades estrategias de la agroindustria es simplificar la oferta de alimentos diversificados frescos en el mercado, y no permitir la  oferta de comidas frescas a base de alimentos y verduras recién cosechadas. Uno de los mayores éxitos económicos de la agroindustria es la transformación y la manipulación de los alimentos, donde pueden programar de forma intencional su deterioro y calidad a base de conservantes y otros aditivos químicos, los cuales son provocadores de disturbios bioquímicos y enfermedades, tanto en humanos como en animales. Con el monopolio creciente de la transformación de los alimentos en manos de las multinacionales, los mismos a cada paso o proceso industrial que se les incorpora, pierden la calidad y energía vital original. Hoy es muy común ver los mecanismos de represión oficial del Estado actuando al servicio y bajo las órdenes y estándares de la industria, estableciendo parámetros de inocuidad e higiene, para que las poblaciones no tengan acceso a los mercados públicos y no se relacionen directamente con los campesinos o productores.
  • “Manipulación sistemática y precisa del clima con la finalidad de programar y provocar desastres tales como: sequias,  inundaciones, deforestación, incendios, degradación de suelos, desertificación de terrenos, destrucción de sistemas agrícolas establecidos y cosechas, alteración biológica de  ecosistemas naturales; se suma a esta planificación las acciones de manipulación geopolítica, las cuales conciten en presionar grandes poblaciones para que abandonen las aéreas donde los desastres fueron planificados; así las superficies liberadas pasan a ser nuevamente ocupadas por nuevos emprendimientos agroindustriales y minería, subsidiados por el banco mundial. En resumen, la manipulación climática tiene como objetivo único, destruir todas las bases biológicas naturales indispensable para la existencia humana en determinadas regiones o países, con la finalidad de concentrar la dominación y esclavitud global de la humanidad en pro del progreso y el desarrollo de la banca económica mundial. Recomiendo leer más sobre la Aurora Activa de alta Frecuencia (HAARP) por sus siglas en inglés, es el proyecto militar Norte Americano de destrucción masiva, el cual opera desde la atmosfera exterior, y es capaz de desestabilizar sistemas agrícolas y ecológicos en todo el planeta.
  • Creación constante de convenios entre empresas e instituciones públicas incluyendo centros de investigación y universidades, los cuales trabajan bajo la encomienda del sector privado agroindustrial.
  • Desplazamiento de grandes masas de propietarios rurales medios, pequeños agricultores y jornaleros rurales hacia los grandes centros periféricos de las grandes ciudades como una garantía de masa humana disponible a cualquier hora, para ser transformada en operarios miserables o asalariados explotados en fábricas de transformación agro industrial.
  • Aumento de la velocidad de consumo y circulación de capital a través de un sistema fácil y súper controlado de tarjetas de crédito. El nuevo sistema somete las poblaciones más nuevas a un sistema de esclavitud sin cadenas y grillos, donde principalmente las personas más jóvenes, llenas de ilusiones, entregan los mejores años de sus vidas a pagar créditos de necesidades y comodidades creadas por un sistema de mercado perverso.
  • Imposición global de políticas financieras de alineamiento por intermedio de los bancos locales, bajo el control de la banca mundial. Los préstamos a los países más necesitados se hacen bajo el condicionamiento de servilismo y corrupción Estatal, donde los tratados firmados, como los del libre mercado, hace creer que la libertad consiste en negar la posibilidad de la igualdad para resolver muchas situaciones sociales al interior de cada país y donde el fortalecimiento de la individualidad intenta hacer desaparecer a cualquier costo la idea de la posibilidad de lo colectivo como un comportamiento natural, para darle solución a muchos conflictos principalmente socioeconómicos.

“Casi todas las universidades públicas y privadas principalmente las carreras vinculadas con el sector agropecuario y la medicina trabajan bajo la encomienda directa de las multinacionales.  Esos centros están convertidos en verdaderos centros de adiestramiento donde solamente manipulan información al servicio e interés de la industria

Jairo Restrepo Rivera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *