LA LUNA

Lo que se aprende en la infancia es difícil de olvidar y lo que enseñan los abuelos, imposible. Tenía como vecino a un viejo africano ex esclavo, muy viejito, que yo llamaba abuelo, pues no tenía otro. Me acuerdo el día en que la luna llena estaba muy amarilla y él dijo: “la sequía será muy larga, la langosta atacará mucho y la yuca no será sabrosa”. Este abuelo de nombre Nonó, es inolvidable, pues también me enseñó que para plantar esquejes de claveles es suficiente colocar dos o tres granos de maíces juntos al momento de la siembra, para que la fuerza del maíz facilite la formación de raicillas en el clavel.
Ahora, leyendo el libro de Jairo, La Luna, el Sol nocturno en los trópicos, viene el recuerdo de la sabiduría del único abuelo que conocí y que me enseñó fisiología vegetal con los esquejes de clavel, que enfureció a mi profesor de floricultura por no ser una práctica científica. Sebastiao Pinheiro

Cali - Colombia
Tel: (+57-2) 372 8363 - Cel: (+57) 316 473 1925
Info@lamierdadevaca.com

© 2018 La Mierda de Vaca. All Rights Reserved. Revú Agency